fbpx

7 claves para darle un enfoque sostenible a tu empresa

como hacer sostenible una empresa

Sostenibilidad es un término que está cada vez más presente en nuestro día a día. La delicada situación medioambiental, unida a una mayor concienciación humana en la necesidad de cuidar el planeta y las personas que lo habitamos, han puesto de manifiesto la necesidad de convertir el desarrollo sostenible en uno de los principales objetivos de nuestra sociedad.

Individualmente ya tenemos mucha información de cómo podemos cuidar el medioambiente y ser solidarios con el resto de personas, pero ¿y como empresa? Hoy os traemos 7 puntos clave en los que basamos nuestro funcionamiento dentro de Sirocografía para poder ser una empresa sostenible.

Leer más7 claves para darle un enfoque sostenible a tu empresa

El ecofeminismo, frente a modelos insostenibles

planeta tierra con el símbolo feminista

¿Os imagináis un movimiento que aunara los conceptos básicos del feminismo y la ecología? ¿Que buscara promover la igualdad entre sexos con un reparto equitativo de las labores de cuidado y que promoviera la protección del medioambiente y del planeta en el que vivimos? Pues bien, existe, lo descubrimos hace poquito y se llama ecofeminismo.

¿Qué es el ecofeminismo?

Hace unas semanas empezamos a darle vueltas a cómo poder defender, de manera conjunta, un discurso que pusiera en valor dos conceptos que para nosotr@s son fundamentales: la sostenibilidad y el feminismo. Investigando dimos con una corriente la cual “ve una conexión entre la explotación y la degradación del mundo natural y la subordinación y la opresión de las mujeres” (Mary Mellor, 1997): el ecofeminismo. Este conjunto de teorías ha ido creciendo con el paso de los años, esparciéndose entre diferentes movimientos ciudadanos. Dentro del mismo nos llamó en particular el discurso de la antropóloga, ingeniera y profesora española Yayo Herrero.

Según el discurso de Yayo Herrero, el ecofeminismo es un diálogo entre el feminismo y la ecología. Sin embargo, ante esta afirmación, nos viene a la cabeza la siguiente pregunta: ¿cuándo se conectan ambos conceptos? Pues bien, esto ocurre en el momento en el que nos planteamos acerca de qué es lo que sostiene la vida de las personas.

Históricamente, la vida humana se ha mantenido gracias a la relación de ecodependencia del ser humano con el planeta y la de interdependencia entre las personas que lo habitan. Esto significa que todas y todos somos seres extremadamente dependientes del mundo en el que vivimos, cuyos recursos se agotan. De igual forma, las personas vivimos en cuerpos que también son finitos, los cuales tienen que ser cuidados en diferentes momentos del ciclo vital, dependiendo de la situación de cada persona.

Recomponiendo modelos insostenibles

El problema es que esta balanza no ha estado equilibrada nunca, ni desde el punto de vista del cuidado de las personas, ni desde el medioambiental. Históricamente, las labores de cuidado han recaído en su mayor parte en las mujeres, habiendo sido invisibilizada esta labor en muchos casos. En el plano medioambiental hemos ido destruyendo nuestro entorno de una forma paulatina (acrecentándose este proceso en el último siglo), desequilibrando la balanza entre lo que el planeta es capaz de sostener y nuestro modelo de vida, adentrándonos cada vez más en un punto de no retorno, de colapso civilizatorio.

Como diría Yayo Herrero, el ecofeminismo busca “recomponer modelos que le han declarado la guerra a la vida”, pues no habrá forma de crear algo nuevo, diferente, o alternativo que confronte con los efectos más destructivos del capitalismo que no pase por comprendernos como seres ecodependientes y que no pase por entender que nos necesitamos unas personas a otras. Para ello es también fundamental repartir esas obligaciones de cuidado de una forma justa, corresponsable y equitativa, tanto de nuestros cuerpos finitos como del entorno en el que vivimos. El ecofeminismo debería ser, entendiéndolo así, una mirada fundamental para “permitir la supervivencia de las mayorías sociales” y una herramienta indispensable para su emancipación.

Vidas que merezcan la pena vivirse

Para llegar a este horizonte entendemos que debemos reformular nuestro modo de vida y de relacionarnos, el cual ha demostrado que no puede sostenerse. Es importante situar como prioridad la vida humana, pero no cualquier tipo de vida sino “vidas que merezcan la pena vivirse”. Necesitamos volver a plantear cuáles son las necesidades mínimas básicas que aseguren el bienestar del ser humano y el planeta en su globalidad, no de forma individual. Ha llegado el momento de preguntarse si lo que hasta ahora hemos entendido como calidad de vida puede defenderse desde el punto de vista ético y justo. No podremos hacerlo si las desigualdades entre hombres y mujeres perduran o si por ejemplo, para poseer un móvil de última generación, cada kilo del coltán con el que se fabrican estos, provoca la muerte de dos personas en el Congo.

Para que estas situaciones dejen de ocurrir es fundamental que seamos críticos con las decisiones que tomamos, replantearnos hábitos de vida, cuidado, consumo y poner soluciones de por medio. En el plano antropológico estas decisiones pasan, en gran medida, por tomar la empatía como un valor principal de nuestras vidas, por tomar responsabilidades en los cuidados de nuestro entorno y de las personas de nuestro alrededor. Respecto a nuestro consumo y lo que afecta este al planeta, puede pasar por dejar de comprar ropa en Zara y empezar a hacerlo tiendas de comercio justo; buscar una marca de móviles cuya fabricación respete los derechos de sus trabajadoras; empezar a comprar la fruta de temporada en una tienda local en vez de comprar aguacates en El Corte Inglés; ir a hacer la compra con bolsas de tela reutilizables; apostar por tintas que respeten el medioambiente…

Un enfoque fundamental para el cambio

Es por todo ello que desde Sirocografía creemos que la mirada ecofeminista es imprescindible para revertir esta situación de crisis humana y medioambiental. Es necesario que cambie nuestra manera de relacionarnos con el planeta, con el resto de humanos, volver a convertir nuestras vidas en vidas sostenibles. Queremos seguir investigando sobre este enfoque tan interesante como necesario, intentando descubrir nuevos modelos más justos y equitativos. ¿Qué os ha parecido la corriente ecofeminista? Nos interesa conocer vuestra opinión, tanto si habíais oído hablar de ella como si no. Toda información será buena para seguir aprendiendo, deconstruyéndonos y mejorando. Os leemos <3

Una semana de boicot a los plásticos desechables

semana boicot plástico

La contaminación medioambiental provocada por los deshechos plásticos se ha convertido en uno de los principales problemas del planeta tierra en las últimas décadas. 12 millones de toneladas de este residuo acaban a los mares y océanos de todo el mundo cada año y es que tan solo un 9% de los plásticos producidos en el mundo son reciclados.

Cada vez es más común leer noticias de cómo está afectando esta situación a la biodiversidad marina, a nuestras playas y en consecuencia a nosotros mismos. Pero, ¿qué podemos hacer nosotros para cambiar esta situación? Zero Waste España ha organizado una semana de boicot a los plásticos del 3 al 9 de junio, a la que se han sumado organismos en pro de la sostenibilidad como Greenpeace.

¿Cómo podemos participar en esta iniciativa?

A pesar de que la mayoría de productos que podemos encontrar en cualquier supermercado están envasados en plástico desechable, hay una serie de acciones que están en nuestra mano para sumarnos a esta iniciativa y no perecer en el intento:

  • Planea tus compras con antelación, no las hagas de forma impulsiva.
  • Apuesta por los productos a granel y prepara tus platos en casa.
  • Utiliza tus propios envases: Coge bolsas de casa, mochilas, botellas de cristal, termos…

¿Qué busca el boicot?

Con el boicot se pretende mostrar a las grandes marcas y resto de establecimientos que no queremos contribuir a la contaminación por plásticos. Es hora de terminar con la excusa de los supermercados que asegura que se siguen vendiendo productos envasados en plástico porque la gente no para de comprarlos. Si dejamos de adquirir estos productos, obligaremos a que las grandes superficies busquen otro tipo de alternativas más sostenibles. Este tipo de acciones ayudará a generar conciencia en la sociedad de lo importante que es un futuro libre de plásticos para el planeta, para nosotros y nuestras generaciones venideras.

Nuestro compromiso

Desde Sirocografía nos posicionamos a favor del boicot. Hace unos meses ya participamos en la campaña ‘Maldito Plástico’ de Greenpeace estampando para ellos bolsas de Comercio Justo y algodón orgánico peinado. Hoy rescatamos una foto de aquel trabajo para secundar esta iniciativa de Zero Waste España. Todavía queda un largo camino por recorrer, hay que exigir medidas a los gobiernos, tomar conciencia de la situación tan delicada que vivimos, actuar. Probablemente no podamos hacer todo el bien que el planeta necesita, pero el planeta sí necesita todo el bien que nosotros podamos hacer.

12 razones para comprar ropa de comercio justo

Ropa de Comercio Justo

¿Qué es el Comercio Justo?

El Comercio Justo es una forma alternativa de consumo que promueve la equidad en el comercio internacional, la lucha contra la pobreza y el respeto por el medioambiente. Este sistema comercial solidario y responsable está impulsado por la ONU, diversas ONG y organizaciones del Sur y del Norte. Pero, siendo pragmáticos, ¿qué razones tenemos para comprar ropa de comercio justo?

Con esta herramienta se busca fomentar el desarrollo sostenible, garantizar las mejores condiciones en los tratos comerciales y respetar los derechos fundamentales de las personas productoras y trabajadoras. El consumidor puede tener la certeza de que aquellas prendas que posean el sello ‘Fair Trade’ o de Comercio Justo han sido producidas en condiciones laborales dignas y compradas bajo un precio justo.

El Comercio Justo es por todo ello una inmejorable herramienta de cooperación que nos sirve para combatir la pobreza en las comunidades más desfavorecidas. Con ella se garantiza la dignidad, los derechos y el desarrollo de todas las personas implicadas en los procesos de producción de una prenda. Os enumeramos a continuación 12 razones específicas del porqué pensamos que es necesario comprar ropa de comercio justo.

12 razones para comprar ropa de comercio justo

  1. No se utiliza la labor infantil en los procesos de fabricación.
  2. No se fuerza a nadie a trabajar ni se explota a las personas que manufacturan estos productos.
  3. La jornada laboral tiene un máximo de horas.
  4. Existen unas condiciones laborales seguras y salubres.
  5. Los trabajadores y trabajadoras reciben salarios dignos amparados por contratos legales.
  6. No se discrimina a los empleados.
  7. Los trabajadores tienen derecho a la libertad de asociación y a la negociación colectiva.
  8. Se persigue la igualdad entre hombres y mujeres: Ambos reciben un trato y una retribución económica equitativa.
  9. Respeto al medioambiente: Los artículos se fabrican a través de prácticas respetuosas con el entorno en el que se producen.
  10. Respeto por la identidad cultural de las comunidades y los pueblos.
  11. Parte de los beneficios se destinan a proyectos de desarrollo de las comunidades donde se elaboran los productos.
  12. Son artículos de gran calidad.

Sirocografía y el Comercio Justo

Nuestro compromiso como empresa

Desde Sirocografía nos parece importante hacer un análisis sobre la procedencia de la ropa que compramos. Vender ropa a precios tan baratos conlleva la disminución de los costes laborales, la explotación de las trabajadoras y la utilización de productos de mala calidad que resultan perjudiciales para el medio ambiente. Creemos que es necesario revertir esta situación.

Por ello, nuestro compromiso es el de que nuestras prendas estén fabricadas bajo la revisión de la Fair Wear Fundation o estén amparadas por otros certificados en la producción OEKO-TEX, BSCI, SEDEX o WRAP. Las fábricas amparadas bajo estos sellos son auditadas periódicamente para garantizar que cumplen las normas recomendadas por la Organización Internacional del Trabajo, la Ethical Trading Initiative además de otros organismos internacionales.

Creemos importante utilizar nuestra influencia como empresa para ofrecer nuevas alternativas. Es nuestra labor dar voz y presencia a nuevas formas de consumo más responsables con el medio y las personas. Defendamos el trabajo digno y sumemos con aquellas acciones que estén en nuestra mano para cambiar las cosas. Ayudemos a que el mundo sea más sostenible, ayudemos a que el mundo sea mejor.

¿Por qué somos Siroco?

Viento Siroco entre África y Canarias

Por fin estrenamos nuestro blog, y no veíamos una mejor forma de hacerlo que transmitiendo todo lo que significa para nosotros este momento. Hacer un pequeño repaso de nuestra evolución desde la creación de este proyecto: lo que en un momento pensamos que iba a ser y en lo que finalmente se está convirtiendo. ¿Por qué somos Siroco? He aquí la respuesta.

Nuestros inicios

Sirocografía nació hace ya un tiempo, concretamente 4 años atrás, en 2014. Muchas de vosotras y vosotros habéis visto cómo hemos ido evolucionando con el paso del tiempo, nos habéis acompañado por las diferentes etapas de nuestro proyecto, a través de los diferentes estados y procesos que nos han llevado hoy hasta aquí. Nos hemos ido definiendo con el paso del tiempo, probando, fallando y acertando. Las camisetas de ACHO! han sido el soporte sobre el que se impulsó la ilusión por hacer algo más grande. Estas nos evocan a nuestra época más festivalera, vendiendo camisetas al hombro, con un sombrero en la cabeza y muy poca vergüenza. Ahora todo ha crecido y, por lo tanto, nuestra ilusión mucho más.

Todo comenzó casi sin quererlo, en uno de estos impulsos acalorados que te dan y que simplemente te hacen echar a andar en una dirección, incluso sin tener claro el destino. Si os fijáis bien la foto que encabeza el post es una imagen en la que aparecen las Islas Canarias y África, aunque lo que importa se encuentra realmente en el medio de las dos: el siroco. La definición dice que es un viento cálido del sudeste procedente del Sahara, propio del Mediterráneo, aunque en Canarias utilizan este término como un sinónimo de la calima.

Nuestro nombre

Este término tuvo mucha importancia en nuestros primeros años. Al comienzo siempre genera dudas escoger el nombre perfecto para un proyecto, sea cual sea, por eso hubo que darle muchas vueltas hasta pensar bien el qué se quería transmitir. Siroco nos representó la calidez y la fuerza del sur, el vehículo sobre el que transportarnos hacia nuevas metas y depositar ilusiones, como hace el viento con la arena del Sahara. La grafía significa, toda la parte artística y creativa, el código en el que nos comunicamos y movernos. La mezcla es obvia, Sirocografía.

La imagen escogida para esta entrada también está relacionada con esa evolución que hemos experimentado: la tierra, el agua, el viento que las conecta, elementos que nos llevan al sentir de la ‘pacha mama’. Todo este tiempo hemos intentando aprender, concienciarnos cada vez más acerca del cuidado de la casa que nos acoge, la protección del medioambiente y el compromiso social. De un tiempo a esta parte también decidimos aplicar todos estos valores al proyecto. Hemos elegido trabajar con productos de comercio justo y materiales con el mínimo impacto medioambiental. Hemos decidido apostar por la economía verde y circular, revertir en Extremadura para combatir el desarraigo cultural que nos afecta, hacerlo a través de un trabajo muy cuidado, meticuloso. En definitiva, tener una ética, ser responsables.

“Sólo cuando el último árbol esté muerto, el último río envenenado, y el último pez atrapado, te darás cuenta que no puedes comer dinero.”  
- Jefe indio Noah Sealth -

Todo esto es lo que somos o lo que queremos ser, lo que nos representa. A partir de aquí no pararemos de esforzarnos por seguir cumpliendo sueños, hacer que este proyecto continúe creciendo, siempre con toda la pasión del mundo y respeto por los valores que queremos transmitir. Queríamos dar las gracias a todas las personas que han formado parte de esta pequeña locura, a toda esa gente que en un momento u otro ha colaborado con nosotros ayudando a que esto fuera posible. Ahora se viene algo muy tocho, volver a Badajoz fue toda una apuesta, pero estamos muy contentos con la decisión de haber regresado. La ilusión sigue intacta, y las ganas de seguir creando también. Nos vemos en el camino. ¡Esto no para!